José M. Torres-Martel, Servicio de Cardiopatías Congénitas del Adulto, Instituto Nacional de Cardiología, Ignacio Chávez, Cuidad de México, México
Édgar García-Cruz, Servicio de Cardiopatías Congénitas del Adulto, Instituto Nacional de Cardiología, Ignacio Chávez, Cuidad de México, México
José A. García-Montes, Servicio de Hemodinámica de Cardiopatías Congénitas, Instituto Nacional de Cardiología, Ignacio Chávez, Cuidad de México, México
Manuel A. Gaxiola-Macías, Servicio de Cardiopatías Congénitas del Adulto, Instituto Nacional de Cardiología, Ignacio Chávez, Cuidad de México, México
José A. Cornejo-Guerra, Servicio de Hemodinámica de Cardiopatías Congénitas, Instituto Nacional de Cardiología, Ignacio Chávez, Cuidad de México, México
Stephanie Angulo-Cruzado, Servicio de Cardiopatías Congénitas del Adulto, Instituto Nacional de Cardiología, Ignacio Chávez, Cuidad de México, México
Sheila Sánchez-López, Servicio de Cardiopatías Congénitas del Adulto, Instituto Nacional de Cardiología, Ignacio Chávez, Cuidad de México, México
Elliot Hernández-Heredia, Departamento de Cardiología, Hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Puebla, México


Los adultos con cardiopatía congénita compleja, con fisiología univentricular y flujo pulmonar disminuido, constituyen un reto terapéutico. Muchos de ellos reciben tratamiento paliativo con fístula sistémico-pulmonar desde la etapa pediátrica. Dicha fístula puede presentar oclusión o estenosis y ocasionar deterioro de la capacidad funcional y clínica. Colocar una nueva fístula sistémico-pulmonar a través de una cirugía se considera de alto riesgo, por lo que el uso de stents a través de cateterismo cardíaco surge como una opción que ha tenido buenos resultados. Se describe el caso de un adulto con atresia tricúspide con fístula sistémico-pulmonar en la etapa pediátrica, quien acudió al servicio de urgencias por deterioro de su clase funcional y desaturación en aire ambiente de hasta un 64%; en la tomografía cardíaca se evidenció estenosis del tercio distal de la fístula sistémico-pulmonar, por lo que se decidió colocar, mediante cateterismo cardíaco intervencionista, dos stents (Express LD vascular 6 x 37 mm y 6 x 27 mm), luego de lo cual la saturación sistémica fue del 75%, por lo que se consideró exitosa la colocación de los dispositivos. La oclusión de estas fístulas es una complicación habitual, que genera disminución de la perfusión pulmonar con los subsecuentes síntomas respiratorios, disminución de la saturación y la oxigenación, cianosis y acidosis metabólica, y puede generar un evento que amenaza la vida si se presenta de manera aguda. La recanalización transcatéter de una fístula sistémico-pulmonar con stent es una alternativa adecuada para evitar un riesgo quirúrgico y arroja resultados óptimos.



Keywords: Fístula sistémico-pulmonar de Blalock-Taussig. Atresia tricúspide. Cardiopatía congénita cianógena.